aviso





lunes, 18 de enero de 2016

Publicidad


viernes, 27 de noviembre de 2015

Venezuela, el “papaúpa” de la criminalística


Investigación | 27-09-2015 12:59:00 p.m.
Venezuela, el “papaúpa” de la criminalística
Nuestros expertos son invitados a otros países para resolver delitos. 
El caso de Adriana Urquiola se resolvió con la reconstrucción digital de hechos







   
ÚN | Narkys Blanco.- Doña Felipa se sienta a ver las miniseries gringas de detectives y se admira cuando resuelven crímenes con cualquier clase de artilugio. Me cuenta su sobrino que hasta le brillan los ojos. “Se maravilla sobre cómo hacen para saber la hora en que el malo disparó y hasta la marca del chicle que estaban mascando”, dice mi amigo entre risas.

Él, muy serio, porque sí sabe del tema, le explica que la policía científica y la Fiscalía hacen eso y hasta más. “Eso es criminalística, tía. Y la cosa no es tan papaya”, le cuenta con paciencia. “Nuestros muchachos le echan un camión, son de los que más saben, es más, esos de la tele son actores, no están en nada; los nuestros son de verdad, son los ‘papaupa’ de la cosa. Hasta una película hicieron con uno de los casos resueltos en Venezuela, se llama Muerte Suspendida y la estrenan en noviembre”.

Rigor científico. La reconstrucción de los hechos a través de tecnología digital, la comparación balística y el reconocimiento genético son algunas de las áreas que desarrolla la ciencia criminalística venezolana.

A través de ellas se han podido resolver casos emblemáticos como el sonado crimen cometido por el fallecido psiquiatra Edmundo Chirinos y el de la avioneta siniestrada en Los Roques con tripulantes italianos en el año 2013.

El éxito en la resolución de delitos ha logrado que los especialistas venezolanos sean invitados permanentes para colaborar en investigaciones criminales en otros países.
Cuatro organismos del Estado están capacitados con laboratorios de última generación para llevar a cabo las investigaciones criminales en profundidad: la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), el Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc), el Servicio Nacionalde Medicina y Ciencias Forenses (Senamecf) y el Ministerio Público (MP).

Otros organismos también dan sus aportes como el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) que cuenta con profesionales en informática, actividades contables, expertos al igual que la Dirección
General de Contrainteligencia Militar (Digecim) que cuenta con especialistas en balística, grafotécnicos, investigadores y profesionales en inspecciones técnicas.
Apoyo latinoamericano. A mediados de agosto de 2014, una comisión de funcionarios de la Unidad de Criminalística contra la Vulneración de Derechos Fundamentales y de la Dirección Técnico Científica y de Investigaciones del Ministerio Público (MP) fue a Ecuador para participar en la reconstrucción de los sucesos relacionados con el secuestro que sufrió el presidente Rafael Correa en 2010.

Los expertos venezolanos se encargaron exitosamente de realizar la reconstrucción de los hechos con el objetivo de determinar el lugar exacto dónde ocurrieron los mismos y su secuencia, según lo divulgó el Ministerio Pública.
De la ficción a lo real. Aunque como la tía Felipa, muchos ven la ciencia de la criminalística solo a través de las series de TV y películas donde los crímenes son resueltos en lo que dura un episodio, la verdad es que estos métodos de trabajo van incluso más allá de la ficción. Es de hecho una realidad mundial en la que Venezuela destaca por su personal calificado.

Vale señalar así la tecnología de reconstrucción digital, un software que desde 2009 aporta grandes detalles a las investigaciones en Venezuela. Los expertos del Cicpc lo definen como un instrumento 100% seguro.

“El proceso empieza cuando el fiscal que lleva el caso hace una requerimiento pidiendo que se reconstruya el hecho en 3D. Se evalúa y determina si hay elementos suficientes para graficar, ampliar y animar.

Luego se hace un análisis para que se pueda mostrar visualmente lo que ocurrió y a veces se hace en una semana, en otros casos puede demorar un mes”, explicó uno de los funcionarios consultados.

Esta herramienta contribuye a hacer más demostrativo el caso, tal y como pasó con el homicidio de la intérprete de señas Adriana Urquiola, ocurrida en Los Teques (Mir) durante las guarimbas de 2014.

“Con los testigos y la fijación fotográfica se pudo levantar digitalmente la reconstrucción
de hechos, donde se demostró cómo ocurrieron y quién estaba involucrado. Con esto se pudo dictar la orden de aprehensión en contra del implicado”, aclara.
Otro caso reconocido resuelto gracias a este método fue el asesinato de Santiago Pedroza, otra de las víctimas de las protestas violentas de 2014, quien murió degollado tras chocar con una guaya colocada por manifestantes en la avenida Rómulo Gallegos.

En esa oportunidad, entre las experticias practicadas, se realizó la inspección técnica del sitio del suceso, la fijación fotográfica del lugar, la colección de las evidencias físicas halladas y las entrevistas a testigos.
El experto asegura que la idea de estos aportes es aclarar los hechos de una forma más gráfica y auténtica. “Lo que se refleja es lo mismo que está en el expediente, pero si faltan elementos no se puede hacer la reconstrucción”, aseveró.

El ADN lo delató. Otros casos también han dado la vuelta al mundo por la efectividad con la que los especialistas criollos los han resuelto.

Destaca así la pronta condena al psiquiatra Edmundo Chirinos por el asesinato de una estudiante de Comunicación Social, luego de que se allanara su consultorio aplicando pruebas de luminol, donde se localizaron rastros de sangre en la pared y en la alfombra, determinando que la víctima fue arrastrada 3,20 mts. El diván del consultorio, donde encontraron uno de los zarcillos de la víctima, fue objeto de análisis de ADN, que determinó que la sangre correspondía a la víctima, quien había sostenido conversaciones con su asesino a través de mensajes privados que fueron analizados por la Unidad de Informática Forense.

El tiempo no es limitante. Los expertos de criminalística en el país no limitan las investigaciones a la época en la cual ocurrió el suceso. Muestra de esto ocurrió en 2012, luego de casi 40 años de la desaparición forzada del joven estudiante Noel Rodríguez por cuerpos represivos del Estado en los años 70, y en donde la Fiscalía hizo el hallazgo del cuerpo del estudiante en un nicho del cementerio General del Sur.

La data de muerte impidió que los especialistas en Antropología Forense pudieran determinaran que la osamenta era de Rodríguez y que las torturas sufridas causaron su muerte.

Prestigio internacional. Un año más tarde, en 2013 cinco meses fueron suficientes para que los criminalistas del Cicpc, MP e incluso expertos privados, dieran con la avioneta siniestrada en el Archipiélago Los Roques con tripulantes italianos, entre ellos el diseñador de modas Vittorio Missoni.

Otra experta del MP (que prefirió no identificarse) define este caso como uno de los más importantes para la institución, pues se debía dar una respuesta a otro país sobre un accidente ocurrido en aguas venezolanas.
“Aunque no hubo un delito que acarreara sentencia, sí requirió la intervención directa de las autoridades. Esas personas estaban desaparecidas, había un compromiso internacional en dar respuesta, por ello se buscó apoyo en otras instituciones y se ubicó la avioneta y los cuerpos de los tripulantes”, explicó la criminalista, quien acotó que a raíz de este caso, el Ministerio Público recibió distintos reconocimientos en Italia. 

De última generación. “En 2010 se compraron equipos imprescindibles para el trabajo”, refirió la experta, y aseguró que “el microscopio de comparación balística es uno de los más importantes, así como el de barrido electrónico que se utiliza en el Cicpc para el análisis de la traza de disparos, pero en el MP se usa incluso para analizar un arma completa. No tenemos nada que envidiarle a otro países”.

El microscopio electrónico de barrido (Scanning Electron Microscopy), continúa la especialista, “ofrece múltiples informaciones de cualquier muestra (huellas, cabellos, etc.). Al barrer con un haz de electrones sobre un área, en un monitor se visualiza la información seleccionada”.
Identidad. La criminalística no solo se relaciona con hechos delictivos, también está vinculada con otros casos como la identificación genética.

En junio de 2015 la fiscal general de la República, Luisa Ortega Díaz, informó que en lo que va de año se han resuelto 16 solicitudes para determinar la identidad de menores reclamados por familiares o parientes.
En la Fiscalía se realizan pruebas de ADN y filiación que permiten obtener los diversos resultados requeridos por los venezolanos.


Crominalística de campo

Se encarga de abordar el sitio del suceso con diferentes técnicas como la observación, protección, fijación, colección, embalaje, rotulado, etiquetado, traslado y preservación de todos los elementos de interés.
Además, utiliza la inspección Técnica, Levantamiento Planimétrico, Trayectoria Balística y reconstrucción de hechos.

Laboratorio Biológico
Aborda los procesos de protección, búsqueda, fijación, colección, embalaje, rotulado, etiquetado, traslado y preservación para el análisis mediante procedimientos, de fluidos y material de origen biológico, tales como: sangre, semen, saliva, sudor, orina, heces fecales, pulpejos dactilares y uñas de víctimas y victimarios.

Balística forense
Es el estudio de los fenómenos que inician desde que la aguja percutora golpea la cápsula del fulminante de la munición, generando grandes volúmenes de gases que impulsan el proyectil (elemento dinámico), e involucra el recorrido del mismo por la parte interna y longitudinal del cañón, además de analizar la trayectoria.

Activaciones especiales
Se enfoca en la localización y procesamiento de huellas dactilares latentes o no latentes halladas en el sitio del suceso o en las evidencias físicas que guardan relación con el hecho delictivo, con la finalidad de identificar a las personas que estuvieron presentes en el lugar donde sucedió el crimen.


Fuente: http://www.ultimasnoticias.com.ve/noticias/actualidad/investigacion/venezuela-el--papaupa--de-la-criminalistica.aspx
nblanco@grupo-un.com


Noticias relacionadas con: Venezuela, el “papaúpa” de la criminalística
  • Aún no hay contenido relacionado a esta noticia.

miércoles, 16 de septiembre de 2015

El Programa de educación sobre la moneda de los EE.UU

lunes, 14 de septiembre de 2015

El fantasma de Heilbronn

El fantasma de Heilbronn

Alemania vive desde 1993 bajo la sombra de uno de los casos más intrigantes de su historia, el fantasma de Heilbronn, en el que la policía buscaba a partir de un rastro de ADN a una mujer que probablemente nunca existió.

Una cruz en conmemoración del crimen de Heilbronn.
Se dice que no existe el crimen perfecto. Que, por muy cauteloso que un asesino pueda llegar a ser, mientras haya un motivo, habrá un rastro a investigar.
¿Pero qué ocurre cuando no existe un motivo? ¿Ni testimonios? ¿Ni siquiera un perfil sólido?
El resultado es la acción de un “fantasma”. Un criminal sin identidad, cuyo vago rastro ha mantenido a la policía en alerta debido a la profesionalidad y metodicidad de sus acciones, y que únicamente da una respuesta a la primera pregunta de una lista eterna de interrogantes: se trata de una mujer. El fantasma de Heilbronn.

 
El asesinato de Michele Kiesewetter en Heilbronn conmocionó a la sociedad alemana.
El disparo de salida El 27 de abril de 2007, durante una operación de incógnito relacionada con tráfico de drogas en la ciudad de Heilbronn, en Baden-Wurtemberg, la joven policía de 22 años Michele Kiesewetter se encontraba tomando un descanso con su compañero en un coche, cuando dos personas los abordaron por la espalda, disparándoles a bocajarro en la cabeza. La joven murió al instante, el compañero resultó gravemente herido. El motivo se desconoce: los asaltantes se llevaron únicamente las esposas de los agentes.
La investigación no dio resultados concretos: tan sólo se encontraron restos de ADN en algunas partes del asiento trasero. Un ADN que, para conmoción nacional, resultaba familiar en la historia criminal de Alemania: se trataba, una vez más, de un acto de la hasta entonces apodada “mujer sin rostro”.
Un dilatado historial
El 23 de mayo de 1993, una mujer de 63 años murió estrangulada en la ciudad de Idar-Oberstein, en Renania Palatinado, por un misterioso asesino que no dejó huellas ni evidencia alguna. Tan sólo se consiguió extraer un rastro de ADN de una cucharita de té. El caso acabó por perderse en el negro vacío de la incógnita policial.

 El caso del 'Fantasma de Heilbronn' lleva burlando las investigaciones policiales 16 años.
Ocho años después, en Friburgo, en el otro extremo de Alemania, se dio un nuevo caso de asesinato por estrangulación, esta vez de un anticuario de 62 años. De nuevo, la única pista que se pudo rescatar fue un rastro de ADN. Un ADN idéntico al del suceso de 1993. A partir de éste último caso, una larga lista de delitos se fue escribiendo en los anales de la policía, no sólo alemana, sino también austríaca y francesa. El mismo ADN pudo encontrarse en numerosos atracos y asaltos, así como en una jeringa usada para la inyección de heroína. En 2007 tuvo lugar el terrible suceso de Heilbronn. En 2008 se la relacionó con el asesinato de tres georgianos en la localidad de Bad Kreuznach, en Renania Palatinado.
Cerca de 20.000 horas de trabajo. Alrededor de 25 millones de euros invertidos. Recompensas de 300.000 euros para quien sea capaz de dar información. Todo en vano.
¿Se trata de un genio del crimen? ¿Acaso un fenómeno digno de las series de ficción? ¿O quizás es que la explicación es mucho más simple que todo ello?
Un desenlace “increíble”
Parece que la conclusión se acerca más bien a la última sugerencia. Tras 16 años de investigación, la policía ha empezado a considerar otras posibles soluciones para el inquietante enigma.
¿Qué tenían en común todas las investigaciones en las que el misterioso rastro de ADN ha sido la única evidencia a seguir?

 Los bastoncillos usados para tomar muestras en las escenas de los crímenes pueden ser la clave para una conclusión algo decepcionante al caso del fantasma.
La respuesta casi parece una broma, pero es tan real que resulta embarazoso: los bastoncillos de algodón utilizados para tomar muestras en las escenas del crimen. Unos bastoncillos que ‘casualmente’ salieron de la misma fábrica que proporcionaba este tipo de productos a las agencias de policía que investigaron estos casos. La respuesta empieza a dibujarse de forma terriblemente clara. Bernd Meinsers, portavoz de la fiscalía de Saarbrücken, en el estado de Sarre, admite su escepticismo: “Es posible que alguna persona en contacto físico con el material de investigación, ya sea en el proceso de producción, de empaquetamiento o de reparto, pueda haber dejado estas huellas. Es algo que estamos investigando en estos momentos.”
En otras palabras: la ‘mujer sin rostro’ podría ser, simplemente, una trabajadora de la fábrica de bastoncillos que, seguramente por descuido, olvidó ponerse guantes al tocar los productos.
¿Es posible que tantos años de intensa búsqueda, siguiendo el rastro de una esquiva sombra que siempre parecía burlar los cánones convencionales, acaben en una conclusión así?
Todavía no se trata de algo probado, pero la idea se está extendiendo poco a poco entre la sociedad y los medios, como una especie de preparación mental a lo que podría considerarse, sin duda, un enorme y vergonzoso error policial. Y tal vez, una muestra más de que el crimen perfecto no existe.
Autora: Lydia Aranda Barandiain
Editor: Pablo Kummetz

fuente: http://www.dw.com/es/el-fantasma-de-heilbronn/a-4129433